Los controles también se realizan en la carretera, y los vehículos pueden ingresar a la parroquia solo con autorización de las autoridades respectivas. El abastecimiento de alimentos está garantizado.
800 mineros abandonaron voluntariamente la zona, pero aún faltan más de 11.000 personas. El operativo de seguridad se cumplió sin enfrentamiento ni contratiempos. Hay restricción en el ingreso a la parroquia imbabureña.
  • Minería ilegal
  • parroquia buenos aires
  • Imbabura
  • estado de mergencia
  • operativos