Ecuador, de los países más castigados del mundo per cápita por el covid-19, llega a la Semana Santa sumido en su propio calvario, que ha obligado a suspender, como en muchos otros países, cualquier celebración que exija la aglomeración de personas en las calles o centros de culto.