Mientras la mayoría de las empresas españolas están cerradas en medio de la pandemia del covid-19, el fabricante de cajas fúnebres Ataúdes Chao trabaja las 24 horas del día y ha tenido que contratar personal para atender una demanda sin precedentes, con el número de muertos causados por la enfermedad acercándose ya a los 14.000.