Lo peor de todo para Kathia Ponce Anastacio no fue que su tío se haya enfermado con síntomas de coronavirus, sino que luego de 15 días de su muerte no saber dónde está su cuerpo. Hasta el viernes 10 de abril de 2020, el cadáver todavía no había sido encontrado.