Australia extendió el 21 de mayo del 2020 la prohibición a la mayoría de los cruceros internacionales por período de tres meses, hasta mediados de septiembre, sin hacer cualquier mención de una esperada exención para viajar a la vecina Nueva Zelanda.