Las Fuerzas Armadas de Bolivia dieron el jueves 21 de mayo un plazo de una semana al Senado, controlado por el partido del expresidente Evo Morales, para ratificar los ascensos a generales, advirtiendo que, de lo contrario, lo hará el alto mando militar.