Detrás de las rejas metálicas aparece un cartel amarillento pegado sobre los vidrios opacos. “Estimados usuarios, comunicamos que el servicio de atención al público se encuentra suspendido hasta una nueva disposición”, dice el mensaje, que se exhibe en las oficinas de la Fiscalía-Quito.