El Gobierno boliviano determinó este viernes 31 de julio del 2020 ampliar una cuarentena flexible hasta el 31 de agosto, que implica que sus fronteras terrestres y aéreas permanecen cerradas, informó el Ministerio de la Presidencia.