El Decreto Ejecutivo 1094 de 10 de julio de 2020, abre la necesaria delegación de la gestión conjunta de la Refinería Esmeraldas, entre el Estado y la empresa privada, debido a la incapacidad de invertir por la iliquidez fiscal.