Si una madre está contagiada del nuevo coronavirus no debería suspender la lactancia de su bebé, ya que, la leche protege y nutre adecuadamente al infante. Para ello debe cumplir con al menos tres medidas de bioseguridad para evitar una transmisión del covid-19.