La NASA está diseñado un nuevo vehículo explorador de otros planetas, capaz de descender por los lados de los cráteres y acantilados casi verticales en la Luna, Marte y más allá.