La ciudad oriental china de Qingdao, escenario del último rebrote del coronavirus SARS-CoV-2 en el país asiático, ha terminado de realizar pruebas de ácido nucleico a sus casi 11 millones de habitantes después de cinco días de campaña de análisis que, según las autoridades, no ha arrojado ningún positivo.