Bolivia está en una fase de “desescalada” después de siete meses del inicio de la covid-19 en el país, pero las autoridades de Salud advierten de un posible rebrote para marzo o abril del siguiente año.