Un grupo de familiares y amigos de víctimas de femicidio en Ecuador celebró este sábado 21 de noviembre del 2020 un ritual sonoro con el fin de que la sociedad no sea indiferente y que el Estado asuma la responsabilidad ante este tipo de crímenes.