Tras una inédita protesta pacífica de más de doce horas frente al Ministerio de Cultura en La Habana, unos 300 artistas e intelectuales cubanos esperan abrir un canal de diálogo con el gobierno de la isla, al que exigen el cese de la censura y la represión.