En el local de comidas, Maribel Angulo escogió la pared de fondo y desplegó una pancarta. Allí está impreso el rostro de Álvaro Nazareno, su hijo desa­parecido hace nueve años.