Los plásticos se acumulan en sus intestinos, se pegan a sus aletas o se adhie­ren a sus cuellos hasta dejarlas sin respirar. Las tortugas marinas son parte del grupo de animales más afectados en Ecuador por la presencia de este material en los océanos.