El Tribunal Supremo surcoreano ratificó el 13 de enero del 2021 la pena de 20 años de cárcel para la expresidenta surcoreana Park Geun-hye por su participación en la llamada trama de corrupción de la ‘Rasputina’ que llevó a su destitución en 2017.