Las mujeres de una familia del sur de Quito laboran como ladrilleras, uno de los oficios tradicionales de la capital. Las trabajadoras narran cómo es su jornada diaria para desarrollar uno de los productos empleados en el sector de la construcción.