Con megáfonos en mano, carteles de advertencia pegados en sus autos, en tricimotos o en buses. Fueron diversas las estrategias que implementaron las brigadas de rastreadores, como se autodenominan los maestros del sistema público que fueron tras la pista de sus estudiantes para evitar que pierdan el año escolar.