Posiblemente el día más emotivo y bello del año. El mundo entero celebra la Resurrección de Jesús y los sentimientos de felicidad, esperanza, espiritualidad nos transforman, incluso en temporadas como la que estamos pasando nos llenan de confianza, nos quitan esos sentimientos depresivos que nos hacen tanto daño. Confiamos con el corazón henchido de amor que todo pronto pasará.