Otra vez más el Ecuador ha hecho noticia además de muy tibia la nota de la Cancillería ecuatoriana sobre la situación de aquellas niñas de apenas de 3 y 5 años de edad, lanzadas como basura desde un muro y abandonadas a su suerte por coyoteros, y que en un intento por jugar políticamente a tener simpatía por aquellas personas que tratan de emigrar ilegalmente, condena a los traficantes de personas en lugar de investigar y condenar duramente a los padres y tutores de aquellas niñas. ¿A qué padre o madre de familia se le ocurriera poner en riesgo la vida de sus propios hijos? ¿Quiénes eran los tutores de aquellas niñas en el Ecuador? Parecería que el dinero ha cegado a ciertos migrantes, que por ignorancia deciden poner en riesgo la vida de sus hijos.