“Entras, pero no sabes cuándo sales”, dice resignado un conductor, mientras reclina su asiento para tomar una siesta en su camión, parqueado en el patio de la terminal de Puerto Bolívar, ubicada en El Oro. Otros transportistas están dormidos o conversan en grupos de tres o cuatro para matar el tiempo.