Joyce Higgins de Ginatta impulsó la idea de la dolarización desde dos años antes de que el Ecuador cambiara su moneda nacional.