Hambrientos de felicidad

El Monasterio de Carmelitas Descalzas de Riobamba ha sido mi refugio y frecuentemente mi nido durante los últimos ocho años.