No es la plata

Hay un mito bastante difundido según el cual la calidad de los servicios públicos depende de la cantidad de gasto. Pero eso es falso.