Perversidad sin nombre

Nadie discute el enorme sacrificio y maltrato con el que han trabajado los maestros toda la vida, pese a ello en esta pandemia han servido a sus alumnos “con plata y persona” cubriendo una demanda tecnológica que les fue esquiva.