A nuestra suerte

Muchos son los que se empeñan en seguir las reglas, respetándolas incluso cuando hacerlo -por el contexto- parece absurdo, inadecuado e ineficiente.