Más de 40 millones ha dejado de facturar la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT EP) por los inconvenientes en su sistema de recaudación.