El llanto repentino, la irritabilidad sorpresiva, la falta de apetito, el cambio de actitud con familiares o amigos…