La Policía alerta que estas redes delictivas retienen hasta tres horas a las víctimas para robar su dinero y pertenencias.