Cuba y el silencio cómplice

Mientras los cubanos son masacrados por reclamar pan y libertad, los vecinos indolentes, incluido el Papa no dicen nada