Maltrato, abandono y atropellamiento son algunas de las causas por las que llegan perros y gatos a los refugios. Es difícil sancionar estos casos.