Lo veo junto a una de sus esculturas públicas, la de un inmenso bagre (el pez insignia de Guayaquil según el artista, desnudo de escamas, picudo y con ralas barbas en la zona gustativa).