Una terapia contra la depresión, sin pastillas

Al ingresar a la sala capturan la atención el sillón blanco, el brazo robótico, el casco de tela y las computadoras. Allí se aplica el tratamiento para combatir la depresión.