Quito, tierra de nadie

Creo que ya es hora de que el Gobierno Nacional tome cartas en el asunto y acabe con toda la ola de corruptela jurídica, creada por la década fatídica, al considerar el principio de inocencia como obligatoria, y permitir que existan autoridades con grilletes que incluso desde la cárcel pueden ordenar y designar autoridades.