Diálogo o confrontación

Los ecuatorianos y los latinoamericanos pensamos la política y los procesos sociales como confrontación de principios que no pueden coexistir y terminamos siempre con planteamientos contrapuestos de carácter irresoluble.