Nuevos políticos, viejas mañas

El fracaso de los partidos políticos es el reflejo de lo que sucede en la sociedad y obliga a insistir en la necesidad de introducir profundas y urgentes reformas estructurales y depurar el sistema vigente.