De la apertura al diálogo a la inminente consulta

El Ejecutivo mantiene en su agenda la opción de convocar al electorado para abordar temas de índole económico, político y social. La relación con el Legislativo no tiene mayores avances.