Jóvenes sin sombra de filosofía ni de poesía, sin una estrofa aprendida de memoria a cualquier edad, de las que al repetirse, nos permiten asirnos a lo que un día oímos, valoramos, amamos.