Mucho dinero público se ha usado en estudios de cómo incluir la ruralidad en la derrama económica del turismo.