Las autoridades chinas han decidido confinar a los residentes de Xiamen, ciudad de 5 millones de habitantes, por un rebrote del SARS-CoV-2.