Aunque Ecuador busca crear un mejor escenario para la atracción de inversiones en el sector minero, las demoras en la entrega de permisos siguen como una de las trabas para lograr ese objetivo.