El 24 de septiembre de 1830, el primer Congreso Constituyente liderado por Juan José Flores nombró a Quito como capital del país.