La madre biológica de los dos niños violentados en Naranjal los buscaba hace cuatros años. Su padre los llevó a vivir a otra ciudad.