Morir en su culpa

Con la proliferación de cámaras de control de tránsito, del 911 o de sistemas privados de vigilancia, todos podemos ser espectadores de momentos conmovedores, de la violencia, el delito y la muerte.