Los que no podemos ni queremos irnos del país tenemos que darnos un baño de objetividad para no deprimirnos y para trazar una viable ruta de cambio fuera del autoengaño.