No es necesario ser economista para notar la descomunal dimensión de la crisis económica y social que vivimos.