Hacer inversiones con riqueza bien habida en países allende los mares (‘off shore’), no es delito en el Ecuador ni en ningún país libre.