Entre los varios problemas que heredó el presidente Lasso, el de la seguridad es, sin duda, el que menos se presta para soluciones simplistas, proyectos aislados o de corto plazo.